La Violinista [Sexus 3]

Esta pieza llamada “La Violinista [Sexus 3]”, fue creada por Quimera Rosa, en 2014 del milenio pasado para responder a violencias como acoso/assédio, feministos, heteronormatividad, homonormatividad, mansplaining, micromachismo, misoginia, violación/estupro, prácticas comunes en el distante siglo XXI.

2014quimera-rosala-violinista-sexus-3
  • La Violinista [Sexus 3]

  • la-violinista-Emmetrop-Quimera-Rosa-3

  • 18

  • Secuencia-01.Imagen-fija003

  • [Quimera Rosa] Foto Elise Charbey-6-WEB

attach_file La-Violinista-_Sexus-3-Dossier-ES-Quimera-Rosa.pdf

  • La Violinista [Sexus 3]

  • año: 2014
  • autora: Quimera Rosa
  • URL: https://quimerarosa.net/
  • País de origen: España-Argentina-Francia

Quimera Rosa es un laboratorio de experimentación e investigación sobre identidades, cuerpo y tecnología. Desde una perspectiva transfeminista y postidentitaria, QR hace del cuerpo una plataforma de intervención pública, con el fin de generar rupturas en la frontera entre lo público y lo privado. Conciben la sexualidad como una creación artística y tecnológica y buscan a experimentar identidades híbridas, flexibles y cambiantes que desdibujen las fronteras entre natural/artificial, normal/anormal, hombre/mujer, hetero/homo, humano/animal, animal/planta, arte/política, arte/tecnología, realidad/ficción, arte/ciencia.
Haciendo un guiño a La Pianista de Elfriede Jelinek, esta performance revisita el universo de Blade Runner, versión post-porno. Aquí las replicantes se han alejado definitivamente de la humanidad… Mezclando escenas de surrealismo cyberpunk con prácticas sexuales no convencionales, las performers transforman sus cuerpos en instrumentos sexo-sonoros mediante prótesis electrónicas conectadas a la carne con técnicas BDSM. Todo el sonido de esta pieza está generado en directo por el contacto entre los cuerpos. Quimera Rosa condensa aquí sus seis años de experimentos electro-químicos en una mezcla explosiva de body noise en directo, sexo gender hacking, cuerpos mutantes, código y prótesis ¿Os someteréis a su test de empatía?